Programa Cultura Emprendedora

El Proyecto “Enseñar y Aprender desde la Experiencia” surgió allá por 1998, como una respuesta innovadora a las demandas sociales y educativas suscitadas en torno a la reforma de las enseñanzas de formación profesional y su conversión en los nuevos ciclos formativos. Fue producto del deseo de fomentar el “espíritu empresarial y el autoempleo” en los estudiantes de enseñanzas medias y, en particular, de los ciclos formativos.

Lo original de este proyecto no reside en haber anticipado la necesidad de crear vocaciones empresariales en los alumnos de ciclos formativos, como herramienta imprescindible para la creación de empleo, sino en el contenido mismo del plan de trabajo y propuesta que plantea.

A pesar de las virtudes y los buenos resultados obtenidos con el proyecto “Enseñar y Aprender desde la Experiencia” no ha sido sin embargo, un camino exento de dificultades, quizás por lo ambicioso de su objetivo, propiciar un “cambio cultural”, quizás por el esfuerzo que conlleva conectar las aulas a la realidad social, e ir más allá de la mera y tradicional función divulgativa de la enseñanza.

Es, sin duda, ante todo, un proyecto con vocación universal, adaptable a las circunstancias concretas de cada zona y a las particularidades de los alumnos. Está abierto a todos aquellos que creen que la educación es la antesala de la libertad humana, pues sólo con formación una persona puede adaptarse con libertad al mundo que le rodea, y por tanto adquirir la capacidad y valentía necesarias para emprender sus propios proyectos de vida, construir, en definitiva, los cambios que conformarán la sociedad del mañana.