HISTORIA

Este Instituto tiene su origen en el Taller Escuela Sindical de Formación Profesional fundado en el curso 1956-57 por la Organización Sindical Española. Se ubica en Cabra (Córdoba) por dos motivos fundamentales: por una parte, la Comisión Pro-Taller Escuela persigue la formación de una mano de obra cualificada que dé alternativas a una localidad situada en una zona de excedente de mano de obra agrícola; por otra, la inestimable colaboración de D. José Solís Ruiz, egabrense conocedor de la situación y Delegado Nacional de Sindicatos por aquellas fechas.

Comienza a funcionar el 1º de febrero con una matrícula de ciento cincuenta alumnos. Imparte las especialidades de Electricidad, Electrónica, Mecánica, Ajuste, Torno, Fresa, Soldadura y Carpintería.

La matriculación aumenta progresivamente al incorporarse a sus enseñanzas, junto a los egabrenses, alumnos procedentes de pueblos cercanos, carentes de esas enseñanzas. En años sucesivos, el centro –y su residencia escolar- acogerá personal de otras provincias andaluzas, Extremadura, Castilla-La Mancha, Castilla y León, Asturias, Madrid, Protectorado español de Marruecos, Guinea Ecuatorial Española, Nicaragua y Venezuela.

En el curso 1960-1961 la matrícula es de cuatrocientos alumnos, seiscientos a finales de la década de los setenta y casi mil en la actualidad.

Su Plan de Estudios es serio y exigente. En aquella época, cinco cursos divididos en dos ciclos: Preaprendizaje (2 cursos) y Oficialía (3 cursos). Mediante una atención especial a las actividades extraescolares, consiguió muy buenos resultados en las competiciones académicas y deportivas que se organizaban con carácter provincial y regional.

Sus clausuras de curso, muy esperadas por padres y simpatizantes, eran verdaderos espectáculos de música y gimnasia.

Los alumnos, una vez titulados, eran demandados por numerosas empresas españolas. Podemos citar entre ellas a Estándar Eléctrica, Siemens, Maquinista Terrestre y Marítima, Cointra y Secoinsa. En Cabra (Córdoba), Lucenay otras ciudades cercanas se crearon numerosas industrias capitaneadas por antiguos alumnos.

El Taller Escuela Felipe Solís era un centro privado pero en 1962, el Boletín Oficial del Estado de 16 de febrero, lo acoge como centro reconocido no oficial. En 1970 la nueva Ley de Enseñanza crea la Formación profesional de sus dos etapas: Primer y Segundo Grado. En el curso 72-73 se homologa el centro para impartirlas.

Desde la desaparición de la Organización Sindical en 1977, el Taller Escuela pasa a depender de distintas instituciones adscribiéndose, tras un importante periplo, al Ministerio de Educación Español y, finalmente, a la Consejería de Educación de la Junta de Andalucía. Su nombre es ahora I.E.S. Felipe Solís Villechenous.

La LOGSE en Octubre de 1990 suprime la antigua Formación Profesional y comienza para el Felipe Solís una nueva etapa, en la que simultanea nuevas enseñanzas de Formación Profesional con enseñanzas convencionales como la Educación Secundaria Obligatoria (ESO) y el Bachillerato.

La introducción de la Enseñanza Secundaria Obligatoria en el centro, supuso para el mismo un gran esfuerzo para adaptarse a un nuevo tipo de enseñanza, la obligatoria, que comenzó en un principio con 3º de ESO (pues todavía 1º y 2º se impartía en los colegios de Primaria). El profesorado del centro trabajó con entusiasmo para ofrecer a los nuevos alumnos y alumnas una enseñanza de calidad. Las reuniones para dar respuesta a las necesidades e intereses de este alumnado, fueron bastante numerosas, y ayudaron al profesorado a clarificar los objetivos que se pretendía conseguir en este alumnado.

También se inició en el centro el Programa de Garantía Social, que pretendía ofrecer una oportunidad a aquellos alumnos y alumnas que, habiendo terminado su escolaridad obligatoria por edad, no habían obtenido una titulación mínima para presentar en el mundo laboral. Desde su inicio, esta nueva oferta de enseñanza tuvo también buena acogida, ya que, si bien no permitía una titulación, ofrecía una formación en un oficio concreto (Auxiliar de Instalaciones Eléctricas de Baja Tensión), junto con una formación básica que les permitía afrontar pruebas de acceso a los ciclos formativos de Formación Profesional.

Posteriormente se incorporaron a la oferta educativa del centro, los cursos de 4º de ESO, Bachillerato y, finalmente 1º y 2º de ESO. También el Programa de Garantía Social se transformó en Programa de Cualificación Profesional Inicial, que ya permitía al alumnado obtener el título de Graduado en Educación Secundaria.

Paralelamente, la Formación Profesional se fue transformando en los Ciclo formativos, tanto de Grado Medio como de Grado Superior, ampliando pues la oferta educativa que daba el centro.

También la organización y gestión del centro logró una transformación importante cuando el I.E.S. Felipe Solís, pasa a formar parte de la 2ª Red de Institutos de Secundaria de Calidad de Andalucía, mediante la implantación, en 2004 de un Sistema de gestión de la calidad Certificado por organismos externos, en base a la Norma ISO 9001. Esto significó para el centro un importante esfuerzo para ofrecer a su comunidad educativa una garantía de trabajar en el mismo de acuerdo a unos procedimientos que intentan mejorarse continuamente y que intentan conseguir una mejora de los rendimientos de nuestro alumnado, entendiendo que si se mejoran los procesos de enseñanza-aprendizaje en el centro educativo, se conseguirán mejorar los rendimientos y aprendizajes de los alumnos y alumnas.

También se implantó en el centro un Sistema de Gestión Ambiental, basado en la Norma ISO 14001, mediante la cual el centro tiene establecidos una serie de procedimientos para el tratamiento de los residuos que pueda generar en el desarrollo de su labor educativa (especialmente en la formación profesional).

En la actualidad el centro presenta una gran demanda de solicitudes de admisión y su equipo de profesionales es muy valorado en su entorno formativo.

Última modificación: viernes, 17 de febrero de 2017, 14:54